¿Cómo planificar contenido en redes sociales?

La planificación de contenidos forma parte del plan de redes sociales, y es una de las tareas más importantes. Es a través del contenido de nuestras publicaciones como nos acercamos y conectamos con nuestra audiencia, a través de imágenes, textos, vídeos… De aquí radica la importancia de esta labor, pilar fundamental en nuestra estrategia en redes.

El objetivo de una estrategia de marketing de contenidos es atraer a nuevos clientes de una manera no intrusiva (el marketing de contenidos forma parte de el Inbound Marketing) para luego realizar alguna conversión con ellos. Podríamos definir de una manera sencilla que el marketing de contenidos es el arte de comunicarnos con nuestros clientes sin venderles nada.

Comunicarnos con nuestros clientes sin venderles nada. pero… ¿cómo? aquí está la clave.

Nuestro contenido no se puede basar únicamente en publicidad “pura y dura” para vender algo exclusivamente, porque esto ya no funciona más, y mucho menos en el mundo online en el que los usuarios están muy bien informados, y lo que quieren es una relación con una marca humanizada, que no sólo venda, sino que también resuelva sus problemas , sus dudas y que les ofrezca soluciones.

Las redes sociales no están para vender, sino para ayudar y comunicar. Pero parece que este punto muchos todavía no lo entienden…

Pasos a seguir para la planificación de contenidos

1. Programación de contenidos

El calendario editorial: te ayudará a planificar, organizar y programar el contenido que vas a publicar. También a mantener un ritmo de publicaciones constante en tus canales y a no quedarte en blanco.

Un calendario editorial es uno de los pasos más importantes para que un medio funcione y una de las claves para que una estrategia de contenidos tenga sentido. Además, es un modo excelente de organización y planificación y una de las herramientas que más te ayudarán a ser constante y eficaz.

2. Utilizar variedad de formatos

No se trata de publicar por publicar, se trata de conocer bien a tu audiencia, tener una oferta diferenciada y crear contenidos de valor para esa audiencia que al mismo tiempo permitan posicionarla y venderla.

Tenemos gran variedad de formatos: vídeos, imágenes, plantillas, infografías, artículos, posts, encuestas, concursos… Cada red social tiene además su propio formato, tenemos que ser cuidadosos de utilizar en cada red socia el formato adecuado. Podemos utilizar una misma imagen adaptada para cada red social, pero el texto variará según cada red, ya que por ejemplo en Twitter tenemos una limitación de carácteres (también en Instagram aunque en menor medida) cosa que Facebook por ejemplo no tiene. En Instagram tampoco podemos poner enlaces en nuestros posts ya que no funcionan, en cambio, enTwitter y Facebook si.

 El contenido también debe ser fluido en el lenguaje de cada plataforma, si no, nunca tendremos verdaderas interacciones con nuestros seguidores.

3. Ser constante en las publicaciones

Muchos son los proyectos en Social Media que se han “venido abajo” después de los primeros seis meses. De nada sirve empezar con la mayor energía , ganas e ilusión del mundo si eso no va a ser algo constante en el tiempo.

Y es que si hay algo importante, por encima de todos los demás factores que entran en juego en un proyecto en redes sociales, es la constancia. Uno de los motivos por los que habitualmente los responsables de un proyecto se rinden, es la falta de resultados, y la clave es entender que los resultados en Social Media no son para nada inmediatos, y eso es algo que quizá llegue a desmotivar si no se tienen las cosas claras.

4. Ofrecer contenido de valor

Mucho se habla del contenido de valor, pero ¿qué es contenido de valor? Un contenido de valor es una pieza de comunicación que aporta beneficios al público objetivo al que va dirigido. Es fundamental que no pase desapercibido.

¿Cómo tiene que ser un contenido de valor?

  • Útil: Que sirva a nuestra comunidad para ahorrarle tiempo, dinero, soluciones a problemas o que aporte algo.
  • Auténtico: Que se identifique claramente nuestra marca y nuestros valores.
  • Entretenido: Variedad de formatos y creatividad! Que no aburra y sean siempre lo mismos
  • Relevante: que les afecte de alguna manera
  • Estratégico: Marcado dentro de los objetivos de la empresa.

Tenemos que crear contenidos para nuestro público objetivo, no para todo el mundo. El contenido de valor tiene que ofrecer soluciones, tenemos que pensar en los problemas y dudas que pueden tener nuestro público objetivo .

Teniendo claras las temáticas de los contenidos, la planificación en el calendario editorial y al público objetivo bien definido, tendremos más oportunidades de dar en el clavo, ya que tener los contextos bien claros nos ayudará a crear contenido específicamente para el público que nos leerá.

Si necesitáis ayuda o consejo para planificación de contenidos, poneros en contacto conmigo y estaré encantada de ayudaros.

Si os ha gustado el post , os invito a que lo compartáis!!

¿Por qué es importante el Marketing de Contenidos?

El marketing de contenidos es la estrategia empleada por las marcas que se basa en generar ciertos tipos de contenidos de valor, útiles e interesantes que generan una reacción positiva en los usuarios. Este tipo de contenido siempre debe aportar algo de valor, algo útil como un tutorial, o una demostración, alguna noticia interesante relacionada con el sector de la empresa o marca…  Hay una clara condición y es que este contenido no sea publicitario. 

En un post anterior sobre el marketing relacional hablábamos de que una de las frases era “el cliente es el rey”, pues bien, la frase más famosa del marketing de contenidos es “El contenido es el rey” y habla por si misma también sobre la importancia del marketing de contenidos para la empresa. Cliente y contenido son unos pilares básicos que cualquier empresa debería tener muy en cuenta.

El objetivo de una estrategia de marketing de contenidos es atraer a nuevos clientes de una manera no intrusiva (el marketing de contenidos forma parte de el Inbound Marketing) para luego realizar alguna conversión con ellos. Podríamos decir que es el arte de comunicarnos con nuestros clientes sin venderles nada ya que se basa en la creencia de que éstos recompensarán los contenidos que generemos con su lealtad, es decir, trayéndonos futuros proyectos.

Pero,¿qué tipo de contenidos publicar?

Imágenes, infografías, vídeos, guías,tutoriales, revistas, E-Books, plantillas, whitepapers, presentaciones, aplicaciones, juegos, webinar..

¿En qué canales promociono mis contenidos?

En blogs (corporativos, de empresa o personales), en nuestras redes sociales (en todas las que la empresa tenga, Linkedin, Twitter, Facebook, Instagram…), también podemos promocionar nuestros artículos en foros especializados y directorios…

¿En qué nos ayuda una buena estrategia de marketing de contenidos?

Si ofrecemos buenos contenidos, lograremos:

  • Estar más unido a nuestra comunidad, ya que es una forma excelente de conectar con tu público y conocerlo más a fondo.
  • Incrementar el tráfico a la web
  • Llegar a más personas, es decir que puedes iniciar abarcar un nuevo público.
  • Promocionar a una marca o los productos y servicios de la misma.
  • Ayudar a construir, mantener y consolidar una buena reputación online.
  • Es una forma muy efectiva de tener más conversiones. Una página que ofrezca buen contenido puede llegar a tener 6 veces más conversiones que una que no lo haga.
  • Genera confianza entre la marca creadora del contenido y el consumidor final. Casi siempre, un usuario contento, repite.

Estas son algunas razonas por las que es muy importante implementar las empresas este tipo de marketing, que además, tiene un coste bastante más barato que el marketing tradicional, y con la posibilidad de llegar a nuevos públicos fácilmente si lo que estamos ofreciendo es de calidad y aporta un valor añadido a los usuarios interesados (pueden ser nuestros clientes o no).  

Evidentemente que una estrategia de contenidos no consiste en publicar de vez en cuando, e improvisar lo que publicamos, así nunca funcionará. Necesitamos establecer objetivos y tener claro que es lo que queremos conseguir, aumentar el tráfico a nuestra web, crear branding, u otro (los objetivos está en función de cada empresa).  Una vez establecidos nuestros objetivos, tendríamos que identificar a nuestra audiencia (a quienes van dirigido nuestros materiales, qué es lo que estos usuarios demandan…)

Está claro que cuando más vayamos avanzando con este trabajo, iremos conociendo más profundamente a nuestra audiencia, y podremos ir perfeccionando el contenido que les podamos ofrecer. Un contenido de valor que marque la diferencia y nos aporte una ventaja competitiva sobre la nuestra competencia.



Pilar Gómez Fer

PGF Marketing

Economista

Esp.Univ.Marketing Digital y Comunicación 2.0