Cómo hacer un análisis básico de nuestra web

Si entendemos cómo se comportan los visitantes que acceden a nuestro sitio web seremos capaces de optimizar nuestro contenido para lograr que los objetivos marcados se alcancen en el menor tiempo posible. Conocer a fondo nuestro negocio para tener una perspectiva global: ésa es la clave del análisis básico de nuestra web.

El análisis básico de nuestro sitio web, se trata de un primer acercamiento: entender quién nos visita, desde dónde accede a nuestro sitio web, qué está buscando, qué contenido consume y en qué momento, y desde dónde abandona la visita.

Origen de nuestras visitas

Entendiendo bien las fuentes de origen de las visitas y profundizando en las palabras clave podremos afinar las estrategias de captación.

Recordemos que las fuentes de origen de tráfico de un sitio web son:

  • Buscadores: tráfico proveniente de los distintos buscadores, y agrupa tanto el tráfico no pagado u orgánico como el tráfico pagado.
  • Referrals: enlaces de otros sitios web que redirigen tráfico al nuestro
  • Redes sociales: Nuestros enlaces compartidos en las diferentes redes
  • Tráfico directo: el resto de tráfico. En teoría son las visitas que llegan al sitio web porque han escrito nuestra URL directamente en el navegador o nos han incluido entre sus favoritos

¿Qué fuente de tráfico nos ofrece mejores resultados?

En este punto hay varias métricas importantes en las que fijarnos, y no solamente las visitas. Para responder bien a estas preguntas, nos fijaremos en más variables:

  • Tasa de rebote: ratio de las visitas que únicamente accede a una única página de las muchas que incluye el sitio web
  • Tiempo de estancia: tiempo que transcurre entre que la visita llega al sitio web y la herramienta detecta la última página visitada.
  • Páginas vistas por visita: ratio del número de páginas que se descargan del sitio web entre el número total de visitas.
  • Tasa de conversión: ratio del número de veces que se consigue llegar al objetivo de nuestra web entre el total de visitas que recoge el sitio web.
  • Valor por visita: ratio del total de ingresos entre el número total de visitas
  • Coste por visita: ratio del total de gastos entre el número total de visitas

Puntos de entrada y salida de nuestras visitas

Además de conocer el origen de nuestras visitas, un aspecto interesante del análisis básico de una web es estudiar las páginas más populares por las que los usuarios acceden a nuestro sitio web. Este análisis nos proporcionará la información necesaria para promover la mejora o la conversión final desde estas páginas, lo cual incrementará el rendimiento global de la web

Si tomamos las páginas por las que más entran nuestros usuarios, incluyendo el número total de visitas, la tasa de rebote y el total de páginas vistas por visita, podemos obtener un análisis muy interesante sobre cómo cada punto de entrada es aceptado por el tráfico que atrae, si estamos mostrando lo que el usuario quiere o espera ver (tasa de rebote), y si le gusta el contenido del sitio web (profundidad de visita o páginas vistas por visita).

Perfiles de navegación

Los visitantes acceden a nuestro sitio web, que se compone de páginas, y éstas tienen contenido. ¿Qué contenido interesa a nuestros visitantes? ¿Qué métricas nos pueden indicar qué está pasando en nuestro sitio web?

Si empezamos por estudiar las páginas más vistas, tendremos las páginas con mayor número de visitas en un período determinado de tiempo. Si conocemos los contenidos más visitados, la página de acceso a nuestro sitio web, los puntos de origen de las visitas y las palabras clave por las que nos han encontrado, tendremos un primer boceto de lo que está sucediendo en nuestro sitio web, de cómo nos perciben. ¿Coincide con la imagen que queremos ofrecer de nuestra marca?

Captación y fidelidad de las visitas

Saber si atraemos visitas en el mismo grado en que las fidelizamos nos aportará una pista sobre si estamos haciendo las cosas bien, si nuestros esfuerzos en esto o en aquello se han materializado en resultados

Los nuevos visitantes son aquellos en cuyo ordenador no se ha copiado la cookie conforme ese usuario ya ha accedido a nuestro sitio web. Los recurrentes son los que ya tienen la cookie copiada en su ordenador, aunque esto puede ser no real si el usuario ha borrado las cookies de su navegador.

Dependiendo del tipo de negocio daremos más importancia a una métrica frente a otra. No obstante, lo que debemos tener claro es la estrategia que queremos seguir. Estas KPI serán el indicador de la relación que tienen nuestros visitantes con el sitio web.

Porcentaje de nuevos visitantes = Nuevos visitantes/total visitantes

Porcentaje de visitantes que repiten =Visitantes que repiten / Total visitantes

No existen porcentajes medios de visitas nuevas vs. recurrentes por tipología de web, pero si nuestra estrategia de marketing se concentra en la captación masiva, el porcentaje de nuevos visitantes deberá ser más alto que el de los que repiten (por ejemplo, en un sitio web de reserva de hoteles). Si, por el contrario, nuestro valor se fundamenta en la retención de usuarios (un blog, por ejemplo), nos interesará tener un porcentaje de visitantes que repiten superior al de nuevos visitantes…

A grandes rasgos, este es un pequeño resumen de lo que sería un análisis básico de nuestro sitio web, que para empezar nos ayudará a ir conociendo y mejorando nuestras páginas .

Espero que esta entrada os haya sido de utilidad, y os ayude a tener una visión más clara y global de vuestras webs.

¡ Os invito a compartir y comentar esta entrada si os ha gustado !