Cómo elegir redes sociales para tu marca

Elegir las redes sociales adecuadas para nuestro negocio es una parte fundamental de toda estrategia de marketing. Debemos decidir en qué canales tendremos presencia ya que es en las redes sociales donde  los usuarios ven, leen, opinan y comparten información sobre las empresas. Sin embargo, ante la enorme oferta de redes sociales existentes hoy día, es normal que nos sintamos un poco bloqueados a la hora de decidirnos.

Para empezar a profundizar un poco más en el tema, vamos a definir qué no debemos hacer para elegir redes sociales para nuestro negocio:

  • Elegir una red social porque es la que está de “moda”.
  • Elegir una red social porque nuestra competencia está allí.
  • Elegir una red social porque hay que estar en todas

La elección de las redes sociales no es algo que debemos dejar a azar, ni elegirlas por las anteriores razones mencionadas, en cambio para conocer cuáles son las mejores redes sociales para nuestra empresa, deberíamos empezar por un análisis exhaustivo que responda a las siguientes preguntas:

Producto o sector:

¿A qué nos dedicamos? ¿Qué ofrecemos? Hay que evaluar, en nuestro sector qué redes sociales según las características de cada una son las que mejor se podrían ajustar a nuestro perfil de empresa.

Objetivos:

¿Qué queremos conseguir de la presencia en redes sociales? que sean un canal de atención al cliente, para que las redes sociales nos ayuden a crear nuestra reputación online, branding corporativo, etc…

Target (público objetivo):

¿A quién nos dirijimos? ¿a qué rango de edades ? ¿hombres y/o mujeres? ¿Qué redes sociales utilizan nuestros clientes? ¿En qué redes sociales se encuentra presente nuestro público objetivo? Esta es la clave más importantes de todas para elegir las redes sociales en nuestra estrategia. 

¿Dónde se encuentra nuestra audiencia? Porque ahí es donde debemos estar. Si nuestro público objetivo no pisa Twitter jamás, ¿para qué vamos a generar unos contenidos increíbles para esta red? Sería perder el tiempo. Si la empresa ha trabajado su plan de marketing, ya debería conocer a la perfección a tu cliente ideal: quién es, qué hace, por qué lo hace, qué intereses tiene, cuáles son sus miedos y anhelos, qué le preocupa, qué le satisface a nuestro púbico objetivo y… por supuesto, en qué redes sociales se mueve. (Un pequeño truco para conocer más datos sobre cada red social es visitar sus webs corporativas que nos darán pistas y datos sobre sus usuarios, así como los informes anuales como el informe de Hootsuite)

Después de este análisis inicial, tenemos que tener en cuenta y analizar también dos claves que nos ayudarán a tomar mejor esta decisión:

Experiencia previa:

¿Qué resultados he obtenido de las redes sociales que he manejado hasta ahora? Seguramente nuestra empresa ya tiene presencia en algunas redes sociales, y es el momento de averiguar qué tal nos ha ido en ellas hasta ahora. Cada red social dispone de sus propias estadísticas y para nuestro blog tenemos la analítica web, que también nos ayudará a llegar a conclusiones respecto a los resultados.

Recursos:

¿Cuántas redes sociales podemos mantener bien? ¿De cuánto tiempo disponemos para crear contenidos para cada red social? ¿Qué presupuesto tenemos? ¿Tenemos community manager o nos vamos a encargar nosotros mismos? Debemos tener en cuenta cuánto tiempo podemos dedicar a nuestras redes sociales. Quizás nuestra audiencia sea muy activa en Internet y tenga presencia en un gran número de redes. Pero si no tenemos community manager que nos ayude en esta tarea y somos nosotros personalmente quienes nos vamos a dedicar, es muy difícil el poder gestionar de manera óptima y correcta todas las redes sociales que queramos, así pues hemos de decidirnos entre unas u otras dependiendo de nuestro tiempo, ya que no podremos estar en todas ellas con la misma intensidad.

¿Qué tipo de contenido quiero (y puedo) lanzar? Otro de los puntos clave a la hora de abrir y mantener redes sociales es decidir qué tipo de contenido queremos generar. Suponiendo, claro, que queramos producir algo. Si queremos ir más allá y empezar la conversación con el cliente, nos interesa lanzar campañas.

Ahora bien, no es lo mismo un artículo de blog que un tuit, al igual que no es lo mismo una fotografía que un vídeo. Antes de decantarnos por una estrategia de marketing construida sobre una red social, deberíamos valorar el presupuesto con el que contamos.

Por ejemplo, no tiene el mismo coste la redacción de un artículo como este que el guionizado y grabación de un vídeo para una campaña. Y eso que este dura mucho menos de lo que se tarda en leer este artículo. El formato en vídeo tiene un coste muchas veces superior, con los reportajes fotográficos y podcasts entre medias de los dos, de forma aproximada.

Espero que este post os haya ayudadado en la importante tarea de la elección de las redes sociales para vuestra empresa, y os invito a que me consultéis cualquier duda o pregunta que os haya podido surgir.

4 respuesta a “Cómo elegir redes sociales para tu marca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *